Blog col·laboratiu

Aquest blog aplega alguns dels escrits fets pels participants en els tallers d'escriptura de la Raquel Picolo.
Si has participat alguna vegada en algun dels seus tallers i et ve de gust de penjar algun escrit, posa't en contacte amb nosaltres i et donarem d'alta.

dissabte, 21 de juliol de 2018

Tema: LLUM - Recomanacions de lectures i exposicions

Recomanacions de lectures (Antoni Plans)


"Elogi de l'ombra" del japonés Junichirò Tanizaki. Proposta narrativa que va més enllà del tractat estètic. Una manera d'entendre el món posant l'accent en la importància que tenen les ombres a Orient. Lectura recomanable per a dies de llum intensa.





La llum negra

Tradicions secretes en l'art des dels anys cinquanta 

16 maig - 21 octubre 2018 al CCCB



Tema: LLUM - Aforismes i microrelats

La llum impertinent de l'estiu,
la llum transparent de la tardor,
la llum clara de la primavera,
la llum tènue de l'hivern
i la foscor absoluta i tenebrosa dins meu.
       (Mar Bruguera)

Quadre de Mariusz Stawarski


Buscant la llum em vaig trobar amb la foscor i ella em va dir: Porto tota la vida buscant-la i quan més m'apropo, ella més s'allunya.
La claredat de la llum a vegades m'enlluerna... i quan no la tinc a prop ... la trobo a faltar.
A vegades la llum fa dibuixos davant meu... me'ls miro sempre...em quedo quieta i la llum es va movent lliurement. Quina delicadesa de ball!
Mirant la llum del capvespre sento el goig del dia viscut... i l'alegria de'un altre llum...que només trigarà unes hores a embellir-nos el dia.
La llum, volem la llum.
      (Rosa Muñoz)



Abrió los ojos, la ausencia de luz la envolvía. Parpadeó varias veces...pero todo seguía en penumbra. Oh! Por un momento había olvidado que nació ciega.
      (Mari Vera)


Vídeo "Inici de càntic en el temple" (canta Raimon - lletra poema de Salvador Espriu) - Selecció musical d'Antoni Plans


Tema: LLUM - Relats








Cada nit la mateixa situació :
- Apaga el llum d'una maleïda vegada que no em deixa dormir.
- Que no pots dormir? Si fins i tot dorms de peu dret! Deixa'm mitja hora.
Ella desitja aquella estona, quan va al llit i per fi es pot relaxar i agafar un dels seus estimats llibres.
Repetició de l'escena, una nit i una altra.
Finalment va haver de triar. Ell va rebre la demanda de divorci. Motiu: una bombeta de 20 watts.



                        Mar Bruguera







SENSORES LUMÍNICOS

Por aquellas épocas, aún quedaba gente sin luz propia, pero eran contados. En general se intentaba cumplir con la nueva ley de implantes de luz intercraneales, aún exponiéndose a grandes riesgos de ceguera o de caer en la locura, dada la poca evolución de la tecnología. La ley tenía alcance mundial y obligaba a estar regularizado antes de cumplir los 10 años. A partir de esa edad, las multas a quien osara gastar energía que no generara su propio cuerpo eran millonarias. A partir de los 15, imponía el destierro automático a la Luna o la opción de la pena de muerte. 
Quienes no aceptaban estas nuevas imposiciones, se alejaban a vivir en zonas del mundo inalcanzables a los sensores de detractores, que solían ser regiones liberadas por ser inhabitables o en tierras de aquellas expotencias que habían perdido décadas atrás su poderío e interés de vigilancia mundial, como USA, Rusia, Japón o China. Alguno que otro niño solía demorar su intervención y proclamarse ante la administración como naturista, una excusa habitual de  adolescentes para justificar no alterar el cuerpo original con implantes. Solían alegar tener derecho y pedían ante la justicia que se les otorgase la exención de la ley de eficiencia lumínica mundial o prórroga año a año.


Décadas después, hacia mediados del siglo XXII todo había cambiado, ya no existía el servicio de luz. Los seres humanos se instalaban en el parto de origen con la energía necesaria para emitir su propia luz, aunque la vida útil se reducía a 40 años. Luego la ley obligaba al descarte en vertederos de las tierras de las expotencias. Era un adelanto tecnológico innovador, aunque el destierro o muerte lumínica llegaba demasiado rápido. 
Por suerte esto ha cambiado y la ley del destierro se ha derogado.


Hoy en día, aunque no seamos conscientes, en la instalación natal pasamos a ser lumínicamente autónomos, eficientes y autocargables de por vida. Nosotros como todo elemento que utilicemos que necesite energía. Además se puede elegir el color, el tenor y la vibración de la luz con la que apreciamos cada detalle de la vida, naturalmente, y sin siquiera pensarlo. De hecho la luz es un servicio de siglos atrás. La tecnología se ha avanzado a la naturaleza de la luz y ha cambiado sus leyes y la configuración de la especie humana, con sensores lumínicos intracerebrales fisioadaptativos gestados en origen, que atienden todas nuestras necesidades de energía; hecho que para nuestros ancestros del siglo XX sería considerado ciencia ficción.
A la vez en pleno siglo XXIII nos parece increíble que tan solo dos siglos atrás, encendían todo tipo de luces, tenían lámparas, llaves y un sinfin de cableados e instalaciones  inimaginables y obsoletas.
Ale Campos 19/7/2018


I totes les religions, algunes mil·lenàries i molt sectàries, van acabar de decaure amb el cablejat...
         Antoni Plans






La luz de la caravana se funde en cuanto iniciamos el viaje, no podemos quedarnos aqui, no hay nada, no hay nadie, vamos por el estado de  Arkansas, hemos pasado hace rato por Fort Smith, esta anocheciendo y nos espera una larga noche de travesia por la ruta 66, seguimos rodando entre la espesa negrura del P
N. Oachita. Decidimos parar para poder apreciar la belleza del Parque a la luz del dia. Encendemos un pequeño fuego para calentar el agua para la sopa deshidratada. Comenzamos a oir algo y no sabemos por donde llega.Tenemos un par de linternas. Dan luz. Vamos enfocando la espesura. Aparecen dos parejas de ojos. Son dos pequeños osos grizzlies que al parecer han olido el aroma de la sopa. Los invitamos a cenar. La madre aparecera de un momento a otro. Seremos nosotros la cena??


Rosa Muñoz

dimecres, 6 de juny de 2018

TEMA FINESTRES/VENTANAS - Les finestres indiscretes - MAR BRUGUERA



Les finestres indiscretes (paròdia dolenta de la pel.lícula d’en Hitcock)



Tinc agarofòbia entre d’altres patologies. No cal que cap psiquiatre ni metge de cap mena m’ho diagnostiqui. Ho sé i prou. Demà farà 6 mesos que no surto de casa, bé la veritat és que sola no podria sortir perquè tinc el peroné de la cama dreta trencat, tres costelles que no s’acaben de curar, un canell dislocat i diria que he perdut la major part de les neurones que tenia al cervell, si és que en tenia alguna.
Va ser un accident molt desafortunat, m’ho vaig fer tota soleta, tot per un inoportú whatsapp. Va ser molt ràpid, una mirada al mòbil tirat al seient del copilot i em vaig veure donant voltes de  campana agafada al volant  i  acomiadant-me del món. No va ser així, pocs minuts després, no sé quants, el temps va en un altre ritme en aquestes circumstàncies, estava envoltada de  sirenes, ambulàncies, metges, policies i gent ...
Vaig ser a l’hospital 2 mesos. Els primers dies vaig rebre moltes visites però poc a poc van anar minvat. No tinc pares ni germans, només amics que em pensava que ho eren, però ja se sap, tothom va enfeinat. El dia que em van donar l’alta vaig haver d’agafar un taxi. A casa tot era com ho vaig deixar el dia de l’accident però ho veia  una mica emboirat. La casa em va caure al damunt i em vaig desmuntar per primera vegada. Sola, vaig sentir la solitud, i em vaig veure totalment desvalguda. Vaig tancar persianes i finestres. Volia dormir el que no havia pogut dormir a l’hospital. A la farmaciola hi tenia somnífers. Me’n vaig prendre tres juntament amb dos antiinflamatoris forts que em van donar a l’hospital tot acompanyat d’un gran got de vodka. Quan em despertés pensaria, pensaria com encarar la meva vida a partir d’ara.
Em vaig despertar al migdia, embotornada i vaig haver de fer un esforç per saber on era i què havia passat. Més o menys em vaig situar. Cap missatge, cap whatsapp. Els “amics” s’han cansat de mi. No els hi puc retreure, s’ha m’ha agrit el caràcter, m’he tornat antipàtica i desagradable... però no es poden ni imaginar els dolors que he patit i pateixo. Sola, sola, m’ho he de ficar al cap, sola a partir d’ara.
No en vull saber res del món exterior. Compraré tot el que necessiti per internet i m’ho portaran a casa, inclús els medicaments. Amb el traumatòleg ja vam acordar que de moment parlaríem per skipe ateses les meves dificultats per traslladar-me.
No necessito ningú, tinc un armari ple de pelis antigues que tant m’agraden, la meva millor companyia
Van passant els dies. Ahir va tocar connexió amb el metge. Vaig procurar estar presentable, em vaig rentar la cara i em vaig fer una cua tibant. El doctor amablement em va preguntar com estava:
-      Ja es pren la medicació quan toca?  Sí. No, que va, em prenc les pastilles de tres en tres i quan em rota.
-      Recordi que amb aquesta medicació tan forta no pot beure alcohol. Sap dels meus antecedents. No doctor, m’he tornat abstèmia. I una merda, bec més que mai.
-      També és molt important portar una bona alimentació. I tant doctor, no es preocupi, menjo molt saludablement. I una altra merda, tot precuinat i escalfat al microones tres minuts.
-      Ha de fer els exercicis que va començar a l’hospital. Convindria que l’ajudés algun fisio. Sí, doctor, ho estic fent. I ja van unes quantes merdes, a casa no entre ningú més enllà del rebedor.
Els meus dies no tenen hores. La meva casa és un caos. Només m’interessa beure, empastillar-me i veure pelis antigues i una afició nova interessant: observar els veïns del davant amb la meva càmera Nikon i fer fotos. Segueixo la vida de tres famílies, ho sé tot, els seus horaris, els dels grans i els dels fills. N’hi ha una que durarà poc, es barallen constantment, inclús un dia a l’home se li en va anar la mà. Són molt imprudents, mai corren les cortines ni abaixen persianes. No se’ls passa pal cap que una agarofòbica que viu al bloc del davant els pugui estar observant. Em fa patir molt un nen d’una de les famílies, els seus pares l’ignoren totalment, no hi són mai, sempre està sol. Però se’l veu madur per l’edat que té. És molt disciplinat . L’altra família no té cap interès. Mai passa res d’especial en aquella casa, són uns avorrits.
I així van passant els meus dies, del llit al sofà – a la dutxa quan ja no suporto la pudor que faig-  la filera d’ampolles, els pots amb les pastilles, les pelis antigues en blanc i negre i la meva nikon. El mòbil mut i el timbre de la porta també. Els miralls els he tapat amb un llençol perquè no em vull ni mirar.
Un timbre escandalós em desperta, miro el mòbil, les 7 del matí, i es veu que he dormit al sofà. Qui podrà ser? Mai no ve ningú i a aquestes hores!, ni a cap hora fora dels proveïdors que tinc controlats !!!
Em quedo quieta però el timbre va sonant i una veu d’home forta va dient que obri la porta. Hauré d’obrir i fer-lo fora sigui qui sigui. Obro i em trobo dos policies uniformats amb un paper que em posen davant la cara. Tenen una ordre d’escorcoll i una denúncia en contra meva. Els senyors no sé qui .... ah ... un dels davant de casa, els avorrits!!, m’han denunciat per intromissió a la seva intimitat  i per assetjament. M’han de portar a comissaria per prestar declaració. Una policia em porta un abric i m’ajuda a posar-me’l. M’agafen per sota els braços i així que poso el peus a fora em desmaio. I ja no sé què ha passat. No hi sóc.

Mar Bruguera
Maig 2018

TEMA - FINESTRES/VENTANAS - La joven de la ventana de MARI VERA




LA JOVEN DE LA VENTANA


Anochecía, paseaba lentamente absorto en sus pensamientos, tras aparcar en el garaje próximo a su apartamento, situado a las afueras de un pequeño pueblo a pocos minutos de la ciudad. Fumaba el último cigarrillo del día.
Aquella noche fue cuando la descubrió por primera vez tras los sucios cristales de la ventana del segundo piso del antiguo edificio que presidia su calle. Un edificio de cierto prestigio histórico, pendiente de reformar.
Se sorprendió, lo suponía vacio, paró y retrocedió hasta un rincón más oscuro de la calle, desde donde poder contemplar la imagen de la muchacha, sin ser visto. Ella, apartaba las viejas cortinas de encajes, rasgadas por el paso del tiempo y con ojos tristes miraba fijamente hacia el camino que al final de la calle se perdía en el cercano bosque. Su melena negra y rizaba  caía sobre los hombros y se intuía una especie de camisa blanca  cubriendo su cuerpo.
Carlos con sumo cuidado saco el móvil de su bolsillo, enfocaría la cámara hacia la ventana y con el zum acercaría la imagen de la joven para así conseguir una  visión más detallada y próxima. La muchacha seguía con la miraba fija hacia el camino. Quizás esperaba la llegada de alguien. ¿Sería una ocupa?- pensó. Su serena belleza lo cautivó. Ella, inesperadamente giró su cabeza y desapareció de su vista.  Aquella noche fue el principio de lo que más adelante se convertiría en una obsesión.
No se concentraba en el trabajo, estaba esperando que la jornada laboral acabara y únicamente se reunía con sus compañeros a tomar alguna cerveza hasta que anochecía, entonces con cualquier excusa se despedía de ellos, salía rápidamente hacía su coche dirección a su apartamento. Una vez allí, repetía la misma rutina noche tras noche, se refugiaba en el rincón de la calle que ocultaba su presencia y allí esperaba hasta que por fin la imagen de la joven aparecía en la ventana. Contemplarla furtivamente era todo lo que podía hacer. Su corazón se aceleraba, le invadía una sensación extraña, no podía controlar sus emociones, jamás se había sentido así. Se había enamorado perdidamente, ni lo entendía ni deseaba entenderlo pero el hecho era que la joven se había adueñado de su pensamiento y de todo su ser.
Un domingo por la mañana decidió acercarse al edificio, realmente el aspecto de éste era de abandono total, algunas ventanas tenían los cristales rotos. Nunca había reparado en ello, ese tramo de la calle generalmente lo hacía camino del parking siempre con prisas.
Se acercó a la puerta, estaba casi cerrada, empujó pero parecía atascada, insistió con toda la fuerza de la que fue capaz y cedió unos centímetros, los necesarios para que su delgado cuerpo pudiera acceder al interior. Todo estaba medio derruido, Subió los peldaños de dos en dos. Y llegó a la que pensó seria la vivienda que daba a la calle. La puerta estaba forzada, la cerradura rota, entró rápidamente hecho un vistazo general, allí no parecía que pudiera vivir nadie, atravesó el salón y abrió una puerta, parecía un aseo, avanzó, llegó a un dormitorio y efectivamente allí ante la ventana de espaldas a él se encontraba la joven. De repente un escalofrío recorrió su cuerpo, En ese momento comprendió lo que sucedía, pero estaba paralizado. Ella se giró sonriendo, se acercó levitando, sin apenas rozar el suelo, lo abrazó con sus calavéricas y frías manos. Y con su beso, sabor a muerte, selló para siempre su amor eterno.

María Vera López
Mayo 2018

dimarts, 29 de maig de 2018

Reportatge de VTV - Lectura de Sant Jordi 2018



   
Modistes d'històries vàrem llegir a la Biblioteca Ernest Lluch de Vilassar de Mar els nostres relats amb el lema "Escriure amb els cinc sentits".
VTV (Vilassar de Mar TV) va tenir la gentilesa de fer-nos un reportatge en vídeo. Gràcies, Vargas!

diumenge, 29 d’abril de 2018

Lectura de textos propis - Sant Jordi 2018




EL PASEO DE LOS AVELLANOS - Magda Pola


Aquest text neix d’un exercici d’un taller d’escriptura de la Raquel Pícolo, al Pirineu.

Com que celebrem St. Jordi, aquesta narració té espines a la rosa i dracs que fereixen persones

El Paseo de los avellanos.
Desde el pueblecito de Farrera hemos descendido a la ermita románica de Alendo para sentir la naturaleza, individualmente, tu a tu.
Resultó fácil; con la ayuda de la cámara me detengo en rincones, árboles, perspectivas, juegos de luces… tanto me detengo, que me pierdo del grupo. Con las fotografías revivo la experiencia fugaz de los lugares visitados.
Así pues, me dejé seducir, fundiéndome con el entorno que me rodeaba.

Me llamaron los sonidos: el leve roce de las hojas mecidas por el viento; el crujir de las hojas secas, de las semillas, de los frutos bajo las pisadas; el cantarín de los riachuelos bajando por las empinadas montañas… El canto de los pájaros, el zumbido de los insectos… Toda una sinfonía contrapuesta al silencio absoluto de la noche, en la antigua casa de Escaló.

Al escribir este texto a partir de las notas de aquel ejercicio, advierto que no recogí los olores; tal vez porque la primera siega estaba lejos y la segunda no llegaría; tal vez porque los árboles no estaban en flor; tal vez porque el ganado estaba en los puertos... ¡O tal vez, porque, rebosada, no fui capaz de percibirlos!

A lo largo del camino, tras una pronunciada curva o un gran árbol… asomaba un pueblecito colgado de las inmensas montañas. El camino franqueado de avellanos, asfaltado de hormigón, me hacía pensar que, a pesar del espectacular día otoñal que disfrutábamos, pronto llegaría el crudo y largo invierno. Pensé en la lenta pero inexorable despoblación. En las casas cerradas, vacías, que el paso del tiempo va saqueando.

Casi inevitablemente, gajes del oficio, recordé a las personas que no tienen techo por desahucios, guerras, pobreza y mil durezas de la vida… Tantos sueños rasgados, tanta incertidumbre, tanta desesperación…

Las bandadas de golondrinas, cada primavera, sobrevuelan confundidas personas sin casa / casas sin personas…
Como dice John Berger (*) en su poema “Fábrica”:
frío es el dolor de creer / que el calor no regresará nunca