Blog col·laboratiu

Aquest blog aplega alguns dels escrits fets pels participants en els tallers d'escriptura de la Raquel Picolo.
Si has participat alguna vegada en algun dels seus tallers i et ve de gust de penjar algun escrit, posa't en contacte amb nosaltres i et donarem d'alta.

dimarts, 9 de maig de 2017

Bodas de rubí



Bodas de rubí

Hubiéramos celebrado nuestro cuarenta aniversario esta misma semana, Septiembre, siempre nos pareció un mes maravilloso.

No fue fácil, pero con el esfuerzo de ambos, habíamos conseguido una vida acomodada y creado una pequeña y solida familia; teníamos dos hijas.

 Un día, de manera cruel e inesperada, el destino rompió nuestra armonía, Raúl enfermó gravemente y tras meses de lucha y sufrimiento, nos dejó para siempre.

Teníamos reservada, como hacíamos año tras año, la habitación del pequeño hotel costero que vio crecer nuestro amor. Allí pasamos nuestra primera noche de bodas y durante cuarenta años, jamás habíamos faltado a la cita.

Abatida, sin consuelo, sentada en la cama, frente a la ventana, abrazaba la urna mortuoria que contenía las cenizas de mi amado esposo. Mis hijas en principio se opusieron a  este viaje, no lo creían conveniente, pero al ver que mi decisión era firme e irrevocable, accedieron compasivas.

Sentía que se lo debía, le hacía tanta ilusión esta fecha.

Miré a mi alrededor, la habitación me hacía sentir más cercana a él, parecía que de un momento a otro aparecería risueño como siempre, saliendo del baño envuelto en el albornoz del hotel. Cerré los ojos, unas lagrimas empezaron a deslizarse por mis mejillas, hasta ahora las había contenido,  la desesperación me desbordaba. Perdí la noción del tiempo, el sonido del teléfono me devolvió a la triste realidad, Mario el conserje del hotel, solícito como siempre y conocedor de mi estado de ánimo, me preguntaba si quería que subieran la cena a la habitación, rechacé  aunque agradecí su oferta, no me apetecía tomar nada.

Coloqué la urna en la mesita de noche, junto a una pequeña caja que contenía el regalo que había escogido para tan señalada ocasión; un anillo con un pequeño rubí. Me acosté.
Dormía…de repente un frio aliento rozó mi rostro. ¡Me sobresalte! Abrí los ojos, una extraña sensación me invadió. ¿Un mal sueño? Inmóvil ralenticé mi respiración agudizando mis sentidos, intuía una presencia aunque mis dilatadas pupilas nada veían. Mantuve los brazos  bajo las sabanas, incapaz de acercar mi mano al interruptor de la luz.

Algo rozó mi brazo, ¡estaba segura! Mi cuerpo empezó a temblar, en la oscuridad no podía saber que estaba sucediendo. El temor nubló mi razón. Un sudor frio me envolvió y al sentirme fuertemente abrazada, desfallecí.           

 ¡Me llevó con él!          

Maria Vera 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada